viernes, 27 de enero de 2012

Los políticos frente al 'bien común'

En 'La Bolsa y la vida' hemos venido insistiendo que de esta crisis no podíamos salir sólo con recorte de gasto y, por tanto, de servicios públicos. Ese era el camino que refrendó del denominado 'Pacto del Euro' del que tanto se habló durante Mayo y Junio del año pasado. En aquel documento no había ni una sola referencia a alguna medida que pusiera fin al fin del crecimiento del paro. Los datos, lo constatan: el paro ha seguido creciendo durante 2011.

Desgraciadamente el tiempo nos ha dado la razón. En estos días hemos escuchado declaraciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), del duo 'Merkozy' y de Ministros del Gobierno Español reconociendo que no sólo basta con recortes de gasto, sino que son necesarias medidas de estímulo económico que permitan generan empleo y reducir los niveles de paro existentes. En definitiva: que es necesario inyectar dinero en la economía real, y no sólo en la financiera, para que el dinero llegue a la ciudadanía y a la pequeñas y medianas empresas que son las que en España generan el 90% del empleo.

Mientras nuestros 'líderes' se afanaban con la tijera en recortar gasto público, confundiendo poner coto al derroche con desmantelar el denominado 'Estado del Bienestar', el paro crecía y crecía a la vez que se profundizaba la recesión económica en la que vivimos. Les invito a contrastar las rimbombantes declaraciones de los líderes europeos y españoles, de ayer y de hoy, con la realidad de los millones de parados a los que se dio voz ayer durante la segunda hora de 'Asuntos Propios'. 

La semana entrante se hablará en España de 'Economía del Bien Común'. Será con motivo de la visita a España que realizará  Christian Felber, el impulsor del concepto. El miércoles 1 estará en Zaragoza y el jueves 2 estará en Alcoy (Alicante). Invitamos a todos los que se hallen cerca de esas dos localidades a asistir a las Conferencias-Taller: seguro que lo que escuchen les hará reflexionar. Como aperitivo les dejamos esta entrevista publicada en el diario Levante.

Terminaremos hablando de la Encuesta sobre la Población Activa (EPA) y su diferencia con el número de parados registrado en la oficinas de empleo. Les invitamos a que las consultas, dudas y sugerencias que tengan sobre el mundo de la economía y las finanzas las envíen a: labolsaylavida@rtve.es .


'No es un día cualquiera' se emite los sábados y domingos, entre las 8 y las 13 horas, en Radio Nacional de España.Toda la información sobre el programa pueden seguirla en su web y en su Facebook.

3 comentarios:

fuen dijo...

¿por qué los islandeses pueden salir de la crisis y nosotros no? ¿por qué en España se está implantando el modelo de los ricos cada vez mas ricos, y los pobres cada vez mas pobres? ¿por qué aceptamos llamar prosperos a empresarios como D.Amancio Ortega si su dinero se genera explotando a personas de los paises pobres?

Pakruber dijo...

fuen se pregunta porqué en España no podemos hacer lo mismo que se hace en Islandia. Para empezar, la filosofía de vida es distinta, la ética de los empresarios finlandeses, no es la avaricia de los españoles, la transparencia de los gastos en Finlandia, no tiene nada que ver con lo que sucede en España, etc,etc,.
Cuando en España los políticos, sean la mitad de honrados con sus representados, que los son los finlandeses, ya habremos conseguido una buena victoria.
Es solo cuestión de ética, moral y honradez; cosas que desgraciadamente en esta España nuestra, falta a raudales. En fin esperemos que poco a poco podamos conseguir que sea así.

gilena dijo...

La avaricia, la falta de honradez, la falta de etica, no tienen fronteras, no son actuaciones propias de nuestros empresarios o politicos.
No tengo ninguna intención de parecer patriota, soy de las que piensan y siento! que no tengo raíces sino pies, frase preciosa que tomo de un escritor árabe.
No defiendo esa costumbre de creer que lo mejor es lo nuestro, Pero! tampoco miremos con demasiada admiración aquello que conocemos a medias. En Finlandia como en España hay corruptos, avariciosos y personas nada gratas. La idea del bien común no viene de un país modelo. La avaricia no conece de fronteras ni nacionalidades.