viernes, 30 de abril de 2010

La falta de confianza agrava las incertidumbres

Desde que se detectaron los primeros síntomas de la crisis financiera en la que nos hayamos inmersos, he repetido que un aspecto fundamental de la misma es la falta de confianza que ha generado, confianza que es necesaria para el normal desarrollo de la actividad financiera y económica. De falta de confianza, pero también incertidumbres, hablaremos en 'La Bolsa y la vida' este sábado, y veremos cuál es el común denominador de los titulares de la prensa económica y generalista de estos días.

Para seguir un orden cronólogico, haremos referencia a las informaciones conocidas sobre el comportamiento de los directivos del banco de inversión Goldman Sach, antes, durante y después, de la crisis que puso al borde de la quiebra al sistema bancario estadounidense. Sistema bancario que fue rescatado con dinero público, pero que parece que no ha aprendido la lección, ya que sigue generando desconfianza entre la ciudadanía y pone en duda la tan cacareada recuperación de la economía USA.

Si alejarnos de USA, tampoco genera mucha confianza la resistencia que desde el bando 'republicano', con el apoyo de los lobbys vinculados a las entidades financieras, esta encontrado la reforma del sistema financiero propuesta por Obama. Aunque parece que la resistencia ha menguado estos último días, parece que muchos no han aprendido que, entre otras cosas, la desregulación y la falta de supervisión nos han traído estos lodos. Parece que no quieren asumir que fueron rescatados de la quiebra por los ciudadanos y que estos quieren una nueva forma de funcionamiento del sistema financiero. Este último aspecto lo han puesto claramente de manifiesto los conferenciantes estadounidenses que han participado en el VIII foro de la CIFA que ha tenido lugar en Madrid esta semana. Entre esos conferenciantes se encontraba Eliot Spitzer, el fiscal general del estado de Nueva York, y más tarde gobernandor, que llevó a los tribunales e hizo multar por fraude a las seis entidades financieras más importantes de Wall Street.

En la vieja Europa llevamos semanas escuchando y leyendo noticias diversas y variadas sobre la existencia de un acuerdo para rescatar la economía griega. Si hay un acuerdo, ¿por qué no se aplica? Con ello quizá se recuperaría la confianza y se eliminarían muchas dudas sobre la propia economía griega, sobre las economía de los países mediterraneos y, sobre todo, evitaría que el euro dejase de ser la diana de los especuladores. En vez de ello, los intereses particulares y el calendario electoral de algunos países impiden aplicar los acuerdos alcanzados y poner fin a la incertidumbre.

La actitud de los países centrales de la Unión Europea está alentando a los especuladores y empujando a las agencias de rating, aquellas que calificaron con AAA los títulos asociados a las hipotecas basura, a intentar recuperar su 'prestigio' en los mercados financieros haciendo 'leña del árbol caído", rabajando la calificación de la deuda soberana de los denominados PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España).

En el caso de España, la cuestión se agrava por la incapacidad y mediocridad de nuestros políticos de asumir sus responsabilidades, aparcar diferencias y poner por delante de cualquier cuestión partidaria o electoral el interés general de los españoles. Envidia siente uno cuando ve como en Portugal, el día después de ser rebajado su rating y puesta en duda su solvencia como país, el Presidente del Gobierno y el líder de la Oposición comparecen juntos para defender la solvencia de la economía portuguesa y contrarestar el ataque de los especuladores. Mientras, en España, seguimos tirándonos las cifras y los trastos a la cabeza, alimentando la desconfianza de los ciudadanos y de los mercados financieros.

¿Hasta cuando el Sr. Rodríguez Zapatero y Sr. Rajoy van a seguir con su actitud? Hace un año recogíamos firmas reclamando un Pacto Nacional, ahora ya nos conformaríamos simplemente con que con sus declaraciones y actuaciones no empeoraran nuestra imagen como país. Es triste, pero es así.


Después de las celebraciones del programa 1.000, lo que corresponde es seguir con el trabajo. Esta fin de semana 'No es un día cualquiera' se emite desde Valladolid. El sábado 1 desde la Feria del Libro y del domingo 2 desde el Museo de la Ciencia. El próximo fin de semana, 8 y 9 de Mayo, el programa se emitirá desde A Coruña. Toda la información en la nueva web y en el 'caralibro' (el de la foto de Pepa con fondo rojo).

1 comentario:

Javier Marques dijo...

Completamente de acuerdo con lo que expone, pero me gustaría hacer una pequeña matización. No es igual de culpable el señor Zapatero de no lograr ese acuerdo que el señor Rajoy. Creo que ha hecho muchas, incluso demasiadas, cesiones para que fuera posible. Creo que Vd. sabe tan bien como yo, que no otro acuerdo posible con el PP que un trágala de sus propuestas cuando algún dia las concrete